Menú Cerrar

En esta área nacen numerosas quebradas que abastecen vastos sectores de población del municipio de Dosquebradas. El nombre de La Marcada hace referencia a unos petroglifos (representaciones geométricas en las piedras) que señalaban el territorio ocupado por las familias indígenas quimbayas – caribes en la región. Las piedras se ubicaban principalmente en la confluencia de dos fuentes de agua y en cercanía a sus zonas de trabajo, salados o minas de oro.

Existen en la actualidad dos piedras Marcadas que permanecen semicubiertas por la maleza en un sector próximo a la represa Libare, en jurisdicción de Dosquebradas; otra de ellas cerca de la desembocadura de la quebrada La Fría, según información que deberá verificarse; aparte de las existentes en el sector de confluencia de las quebradas La Marcada y Cantadelicias a la San José.

El área se ubica en las estribaciones de la cordillera Central, en territorio rural de los municipios de Santa Rosa de Cabal y Dosquebradas, departamento de Risaralda.

El área se podría dividir en dos partes: la primera de ellas, una pequeña serranía conformada por los Altos del Oso y El Toro, con una altitud máxima de unos 2000 metros sobre el nivel del mar, la cual alberga la totalidad de las cabeceras de las quebradas que surten los acueductos comunales e industriales de Dosquebradas en su vertiente occidental, caudales todos que conforman la red tributaria de la microcuenca de la quebrada que da su nombre al municipio; mientras que al otro costado, su vertiente oriental alimenta la microcuenca de la quebrada San José, quebrada que tributa al Río Otún y cuyo cauce marca el límite político administrativo de los municipios de Dosquebradas y Santa Rosa de Cabal y los vincula con el de Pereira.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *